La Brigada ha llevado a cabo la celebración del día de la patrona sin público ni familiares debido al COVID-19.

La Brigada Extremadura XI ha celebrado la festividad de la Inmaculada Concepción, patrona de la Infantería, sin familiares en la Base de General Menacho por la actual situación de la pandemia.

 

Como cada años, la celebración ha comenzado con la celebración de la misa, para dar lugar a las formaciones tradicionales de la base. Dicha formación ha sido presidida por el jefe general de la Brigada, Francisco Javier Romero Marí. La patrona fue declarada como tal en el 1892 a raíz del milagro de Empel, en el que tras la excavación de un militar encontró la imagen de la Inmaculada.

 

Tal hallazgo fue interpretado como un «feliz augurio», contribuyendo a elevar la moral de la tropa y a salir airosos del asedio al que estaban sometidos y, a la protección de la Virgen.

 

Toda la formación ha estado compuesta por un Regimiento ´Castilla´ N. 16, Regimiento ´Saboya´ N. 6, Grupo Logístico XI y del Batallón de Cuartel General XI, así como una versión reducida de la Banda de Guerra de la Brigada XI.