8.png

La alcaldesa de Calamonte, Magdalena Carmona, analiza la evolución del COVID-19 en su localidad

Fuente: 20Minutos

Magdalena Carmona, alcaldesa de la localidad pacense de Calamonte, pide a sus vecinos el auto-confinamiento domiciliario y que salgan a la calle exclusivamente para lo imprescindible. Esta medida se suma al cierre perimetral impuesto por la Junta a partir de hoy, domingo 27 de diciembre, para frenar la alta incidencia del COVID-19 en un municipio de apenas 6.200 habitantes. El cierre perimetral fue acordado este pasado sábado en sesión extraordinaria por el Consejo de Gobierno de Extremadura.

 

            El cierre que comienza este mismo domingo tendrá como duración al menos 14 días, e implica la restricción de entradas y salidas de la localidad salvo desplazamientos —adecuadamente justificados— que se tengan lugar por asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios; cumplimiento de obligaciones laborales, profesionales, empresariales, institucionales o legales.

 

            Se permite asimismo «la asistencia a centros universitarios, docentes y educativos, en los términos que establezcan las autoridades competentes; retorno al lugar de residencia habitual o familiar; asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables, desplazamiento a entidades financieras y de seguros o estaciones de repostaje en territorios limítrofes, actuaciones requeridas o urgentes ante los órganos públicos, judiciales o notariales. Igualmente, para renovaciones de permisos y documentación oficial, así como otros trámites administrativos inaplazables; realización de exámenes o pruebas oficiales inaplazables, por causa de fuerza mayor o situación de necesidad; o cualquier otra actividad de análoga naturaleza, debidamente acreditada».

 

            Magdalena Carmona ha subrayado en un comunicado dirigido a sus vecinos la importancia de cumplir las medidas adoptadas, especialmente el toque de queda o evitar aglomeraciones. Además, anima a los ciudadanos a autoconfinarse en sus casas de tal manera que únicamente salgan a la calle para lo imprescindible. Pide también colaboración con la Policía Local, y recuerda que en caso de denunciar alguna anomalía, no es el denunciante el que actúa mal, sino los que ponen en peligro la salud del resto de vecinos.