Reunión de urgencia en el Ayuntamiento de Villanueva de la Serena.

Fuente: El Hoy Digital

«Siento, como alcalde, expresarme en términos duros, pero es mi obligación», ha dicho el alcalde villanovense. Además, ha informado de que en la última semana la incidencia acumulada ha alcanzado los 300 casos por 100.000 habitantes en la localidad, que se sitúa así por delante de ciudades como Mérida, que tiene 274, y acercándose a los datos de Badajoz o Plasencia, que están en 342 y 345 casos por cien mil habitantes.

 

            La evolución, ha dicho el alcalde, «significa lamentablemente que Villanueva es uno de los municipios que lidera la mayor incidencia entre las grandes poblaciones extremeñas». En el día de ayer, 26 de diciembre, Salud Pública notificó 15 nuevos casos positivos en Villanueva de la Serena, convirtiéndose en el municipio con el mayor número de contagios de área sanitaria. A ello se le suma la alta incidencia que está habiendo en la residencia de mayores Felipe Trigo de dicha ciudad, donde ya han fallecido al menos cinco residentes. Además, se ha declarado un nuevo brote en la residencia de ancianos La Salud.

 

            Gallardo ha subrayado que el perfil epidemiológico en la ciudad son jóvenes y agregaciones familiares. Asimismo, ha manifestado una gran preocupación por el hecho de que cada vez se detecten más casos sin trazabilidad y más rechazo a notificar los contactos estrechos de los infectados. «Me parece de una enorme irresponsabilidad por quien lo haga», ha afirmado el regidor.

 

            Ha informado también de las medidas de urgencia tomadas este fin de semana con respecto al aforo en grandes superficies, especialmente de alimentación, así como en bares de copas y en lugares públicos si hay reuniones descontroladas. Por otro lado, ha recordado que las sanciones a quienes no cumplan con la obligación de llevar mascarilla permanecen vigentes, por lo que se intensificarán los controles por Policía Local y Policía Nacional.

 

            El regidor ha hecho una llamada a la responsabilidad ciudadana «para que no se nos vaya de las manos o nos desborde en las próximas semanas». Finalmente, ha pedido que se controlen al máximo los aforos públicos y privados y que la movilidad sea la imprescindible «por todas las personas que queremos», pues la «dejadez e irresponsabilidad puede condenarles a la muerte».